Aisoy en A Punt

Aisoy en A Punt

Desde el Parque científico de la Universidad Miguel Hernández estudiamos y desarrollamos el robot Aisoy con la intención de encontrar aplicaciones de la robótica en el aprendizaje. Durante los últimos años hemos evolucionado hacia un proyecto dedicado a mejorar el desarrollo del lenguaje y las capacidades de los niños con autismo.

Cada día trabajamos por lograr mejores resultados facilitando la incorporación de la robótica en espacios educativos y hogares. Ya son tres los modelos disponibles con características específicamente diseñadas para cumplir una función diferente: entretenimiento, educación y autismo. En el futuro nos gustaría ampliar las funciones de Aisoy para que pueda ayudar a personas mayores.

 

 

Aisoy en las escuelas

Aisoy en las escuelas

Aisoy ya forma parte de muchas escuelas en España, ayudando a los niños a comprender y gestionar las emociones. Gracias a su sencilla programación, a las expresiones faciales y a los colores que asocia a cada uno de los estados de ánimo, se ha convertido en un compañero de clase más.

Durante el año 2018 Brave UP España se alió con Aisoy Robótics para llevar a las escuelas el proyecto “Tecnología para la paz” cuyo objetivo consistía en introducir un robot en el aula para mejorar las interacciones sociales entre los alumnos generando un clima más agradable e incluso reduciendo el acoso escolar.

Gracias a las sesiones semanales con niños de entre 3 y 12 años se logra mejorar la convivencia en clase, la integración, la escucha activa y la empatía. Todos ellos valores muy importantes para la vida adulta que se desarrollan a edades muy tempranas.

 

 

Aisoy is now a part of many schools in Spain, helping children to understand and manage emotions.
Thanks to its simple programming, facial expressions and colors associated with each of the moods, the
Aisoy robot has become just one more classmate.

In 2018, Brave UP Spain, teamed up with Aisoy Robótics to bring the “Technology for Peace” project to
schools, which aimed to introduce a robot in the classroom to improve social interactions among
students, generating a more pleasant social climate and even helping to avoid bullying.

Thanks to the weekly sessions with children ranging in ages from 3 to 12 years old, coexistence in the
classroom has improved as well as acceptance and integration, active listening and empathy. All of these
are very important values ​​for adult life which are developed during the formative early years.

Airos detección de movimiento corporal

Airos detección de movimiento corporal

Hace poco os contábamos aquí las nuevas posibilidades que se abrían con el uso de la visión artificial en Airos y los robots Aisoy. En concreto, la detección de objetos, el reconocimiento de sus formas y sus colores. Esto abre todo un mundo de posibilidades para muchas actividades educativas y de ocio.

Hoy, os traemos una nueva capacidad, aún en desarrollo experimental: la detección de movimiento corporal. ¿Os imagináis? La detección de un cuerpo, de una persona o una mascota, la interpretación de esa comunicación no verbal, el movimiento de un brazo, de la cabeza,… Su potencial es enorme para el desarrollo de la inteligencia kinestésica y desarrollo motor en el ámbito educativo, pero también en el de ocio, la salud y las necesidades especiales. En ese ultimo caso, los robots EMO darán un gran salto en su aplicación a niños en los que predomina la comunicación no verbal.

Como hemos dicho, de momento está en desarrollo y probándose de forma experimental. A medida que avancemos en su desarrollo y madurez, os iremos informando. Nuestra idea es incorporar este tipo de funciones de visión artificial lo antes posible.

 

El robot emocional Aisoy, que se cruzó en Kansas con un niño autista

El robot emocional Aisoy, que se cruzó en Kansas con un niño autista

Los robots de Aisoy son capaces de reconocer al usuario y ‘sentir’ emociones para construir vínculos emocionales. Su potencial en terapias para autismo fue constatado hace 3 años por Lisa, una enfermera de EE UU, madre de Juan.

Hoy traemos aquí el testimonio de Lisa contando como su experiencia con un robot Aisoy cambió su vida y la de su hijo Juan.

En estos días, muchas personas han conocida esta historia de superación gracias a su aparición en la revista de ciencia Sinc, en un precioso artículo titulado “El robot social de Elche que se cruzó en Kansas con un niño autista” firmado por Ana Hernando.

Cada día trabajamos para que haya más historias como ésta y como la de Javi que puedes leer aquí.

¿Puede un Robot como Aisoy guiar en la Educación?

¿Puede un Robot como Aisoy guiar en la Educación?

Desde hace tiempo nos encontramos con una fuerte presencia de elementos robóticos en las aulas, como pizarras digitales o cañones de vídeo. También empezamos a ver diferentes tipos de robots, como Aisoy, que poco a poco se van incluyendo en los proyectos de los centros educativos.

De este modo se fomenta la creación de un clima interactivo, motivador y lúdico que permite que el aprendizaje sea más inclusivo y guiado hacia un desarrollo integral, introduciendo metodologías que permiten dejar atrás el aprendizaje de contenidos meramente académicos e introducir la posibilidad de una educación basada en valores fundamentales como la socialización o la creatividad.

La importancia de la creatividad
La importancia de introducir la creatividad radica en el hecho de que una clase creativa es un foro para el pensamiento, un antídoto para el aburrimiento, una fuente de motivación para el alumnado, un recurso garantizado para la convivencia y un caldo de cultivo para la excelencia. Respetar la libertad de niñas y niños, su originalidad, su individualidad y, por otra parte, dotarle de los recursos de autocontrol necesarios para alcanzar gracias a ella logros positivos acordes a su desarrollo personal.

¿Qué es la robótica?
Estamos hablando de los beneficios de introducir la robótica educativa como instrumento didáctico del currículo, pero ¿qué es la robótica? Una pregunta concreta, pero que contiene una gran complejidad. El término “robótica” fue acuñado por Isaac Asimov para describir la tecnología de los robots, abarcando disciplinas como la mecánica, la electrónica o la informática.

Estas dos últimas son las utilizadas con mayor frecuencia en los centros educativos mediante el uso de tabletas, ordenadores o proyectores; aunque con los robots, la robótica alcanza los mayores grados de tecnología constituyendo uno de los recursos más innovadores en el campo de las TIC.

La robótica educativa
¿Para qué se utiliza la robótica en las aulas? ¿Hasta qué punto puede incidir en el aprendizaje de los alumnos? ¿Hacemos un uso adecuado de la misma? ¿Es capaz la robótica de reducir algunos de los déficits característicos de determinadas discapacidades?

A todas estas preguntas intenta responder la robótica educativa, otra disciplina científica que ha llegado, convirtiéndose en un recurso que analiza las posibilidades didácticas de los robots como Aisoy para facilitar el aprendizaje, permitir al alumnado dar una respuesta eficiente a los entornos cambiantes de la sociedad de la información al tiempo que les brinda la posibilidad de adoptar un papel activo en su proceso formativo construyendo su propio conocimiento. No se trata sólo de aprender robótica sino de facilitar el aprendizaje de las competencias clave y el desarrollo de las inteligencias múltiples con la ayuda de la robótica.

La corta (pero muy acelerada) historia de la robótica educativa surge de iniciativas como la de Seymour Papert y otros investigadores del Laboratorio de Medios del Massachussets Institute of Tecnology (MIT) en los años 60. Desde entonces hasta ahora se han multiplicado diversas iniciativas como la que estamos desarrollando en Aisoy Robotics.

Aisoy Robotics y la robótica educativa
En el año 2009 iniciamos una revolución de la robótica social creando el primer robot emocional de consumo. Un robot diferente a todo lo existente hasta la fecha: Innovador, emocional y democrático. Aisoy fusiona la Inteligencia Artificial con la robótica para crear experiencias afectivas entre los robots y las personas, mejorando la calidad de vida.

El aprendizaje, con la guía de un robot emocional como Aisoy, se transforma en un proceso de creación de un contexto educativo que dinamiza las interacciones en el aula y da significado al aprendizaje colaborativo en las diferentes áreas del currículo escolar. El uso de la robótica educativa contribuye a generar un clima estimulante y motivador donde los alumnos pueden ver en movimiento algo que ha sido previamente elaborado para ellos, posibilitando su intervención.

Por ello, resaltamos el efecto positivo que Aisoy produce en estudiantes de todas las edades, al fomentar la creatividad y la innovación, percibir problemas del mundo real y formular alternativas y soluciones para fortalecer el pensamiento lógico, estructurado y formal, así como utilizar la gran capacidad que tiene la robótica para mantener la atención del alumnado; despertar inquietudes y facilitar la toma de decisiones y el trabajo en equipo.