Aisoy. El primer robot afectivo

Aisoy. El primer robot afectivo

Hoy os traemos este vídeo del Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández de Elche, donde podéis ver un poco mejor como trabajamos para que Aisoy se convierta en un referente en robótica emocional.

La interacción de los robots Aisoy con los niños está basada en computación afectiva que favorece la creación de un entorno de confianza que a su vez facilita la motivación de los niños para hacer actividades que desarrollan sus capacidades.

Aisoy, a través de los colores, las expresiones faciales y la voz propone actividades que no requieren de ningún tipo de programación previa para desarrollar las capacidades del niño. Aunque también ofrecemos herramientas que permiten la programación del robot de una forma sencilla tanto para los niños como para los padres y profesores gracias a la plataforma Scratch.

El primer robot emocional del mundo cada vez está en más colegios y hogares ayudando a cientos de niños.

 

 

Aisoy en A Punt

Aisoy en A Punt

Desde el Parque científico de la Universidad Miguel Hernández estudiamos y desarrollamos el robot Aisoy con la intención de encontrar aplicaciones de la robótica en el aprendizaje. Durante los últimos años hemos evolucionado hacia un proyecto dedicado a mejorar el desarrollo del lenguaje y las capacidades de los niños con autismo.

Cada día trabajamos por lograr mejores resultados facilitando la incorporación de la robótica en espacios educativos y hogares. Ya son tres los modelos disponibles con características específicamente diseñadas para cumplir una función diferente: entretenimiento, educación y autismo. En el futuro nos gustaría ampliar las funciones de Aisoy para que pueda ayudar a personas mayores.

 

 

Aisoy en las escuelas

Aisoy en las escuelas

Aisoy ya forma parte de muchas escuelas en España, ayudando a los niños a comprender y gestionar las emociones. Gracias a su sencilla programación, a las expresiones faciales y a los colores que asocia a cada uno de los estados de ánimo, se ha convertido en un compañero de clase más.

Durante el año 2018 Brave UP España se alió con Aisoy Robótics para llevar a las escuelas el proyecto “Tecnología para la paz” cuyo objetivo consistía en introducir un robot en el aula para mejorar las interacciones sociales entre los alumnos generando un clima más agradable e incluso reduciendo el acoso escolar.

Gracias a las sesiones semanales con niños de entre 3 y 12 años se logra mejorar la convivencia en clase, la integración, la escucha activa y la empatía. Todos ellos valores muy importantes para la vida adulta que se desarrollan a edades muy tempranas.

 

 

Aisoy is now a part of many schools in Spain, helping children to understand and manage emotions.
Thanks to its simple programming, facial expressions and colors associated with each of the moods, the
Aisoy robot has become just one more classmate.

In 2018, Brave UP Spain, teamed up with Aisoy Robótics to bring the “Technology for Peace” project to
schools, which aimed to introduce a robot in the classroom to improve social interactions among
students, generating a more pleasant social climate and even helping to avoid bullying.

Thanks to the weekly sessions with children ranging in ages from 3 to 12 years old, coexistence in the
classroom has improved as well as acceptance and integration, active listening and empathy. All of these
are very important values ​​for adult life which are developed during the formative early years.

Airos detección de movimiento corporal

Airos detección de movimiento corporal

Hace poco os contábamos aquí las nuevas posibilidades que se abrían con el uso de la visión artificial en Airos y los robots Aisoy. En concreto, la detección de objetos, el reconocimiento de sus formas y sus colores. Esto abre todo un mundo de posibilidades para muchas actividades educativas y de ocio.

Hoy, os traemos una nueva capacidad, aún en desarrollo experimental: la detección de movimiento corporal. ¿Os imagináis? La detección de un cuerpo, de una persona o una mascota, la interpretación de esa comunicación no verbal, el movimiento de un brazo, de la cabeza,… Su potencial es enorme para el desarrollo de la inteligencia kinestésica y desarrollo motor en el ámbito educativo, pero también en el de ocio, la salud y las necesidades especiales. En ese ultimo caso, los robots EMO darán un gran salto en su aplicación a niños en los que predomina la comunicación no verbal.

Como hemos dicho, de momento está en desarrollo y probándose de forma experimental. A medida que avancemos en su desarrollo y madurez, os iremos informando. Nuestra idea es incorporar este tipo de funciones de visión artificial lo antes posible.

 

Con Airos 7, los robots Aisoy mejorarán su capacidad de visión artificial

Con Airos 7, los robots Aisoy mejorarán su capacidad de visión artificial

# Visión artificial

¿Has oído hablar de los coches autónomos como los de Tesla? Estamos seguros que sí. Son muy populares y pronto serán de uso común. Los grandes avances tecnológicos los han hecho posible. En concreto, hay uno de especial relevancia: la visión artificial.

## ¿Qué es la visión artificial?

Informalmente es el proceso por el que un ordenador o un robot es capaz de ‘comprender’ imágenes del mundo real. Por ejemplo, que le enseñes una manzana y la reconozca como una manzana. Es un proceso muy complejo.

## Complejo y divertido

La visión artificial es un concepto complejo, pero es muy divertido, además de abrir todo un mundo de posibilidades creativas. ¿Te imaginas que tu robot Aisoy pudiera reconocer a tus padres y saludarlos por su nombre? ¿O a tu mascota? ¿O cualquier otro objeto?

## Sigue imaginando

Pues sigue imaginando y ponlo en práctica con la nueva función de visión que incluirá la nueva versión Airos 7. Podrás enseñar a tu Aisoy a detectar objetos, reconocerlos y también seguirlos con la mirada. ¡Apasionante! Esto no es sólo cosa de mayores 😉

Aquí tienes un vídeo preliminar:

# Carta 10 aniversario – Aisoy

# Carta 10 aniversario – Aisoy

Hoy es un día especial: ¡Celebramos 10 años de Aisoy! Me emociona pensar lo rápido que han pasado y las grandes cosas que hemos logrado con este proyecto.

Comenzamos Aisoy con mucha ilusión y pasión. Queríamos construir el C3PO de Star Wars. Nada más y nada menos. Un asistente familiar con muchas posibilidades. ¡Y lo conseguimos! Aunque aún no era el momento para el mercado.

Por el camino también conseguimos otras muchas cosas. Ayudamos a democratizar la robótica: lanzamos al mercado el primer robot social de consumo del mundo con interfaz basada en lenguaje natural. Hoy en día es algo común, pero hace 10 años nos miraban como si fuéramos lo que éramos: unos frikies.

También conseguimos que el precio fuera similar al de un móvil de la época. Eso significó realizar todo un reto de ingeniería: diseñamos y fabricamos un miniordenador desde cero, más potente que las Raspberry Pi que utilizamos actualmente y a un coste no mucho mayor. Y aunque suene a increíble diseñado, fabricado y ensamblado íntegramente en España.

También fuimos el primer robot del mundo programable con un entorno visual diseñado por nosotros y posteriormente con Scracth, la plataforma de programación más utilizada en el mundo educativo. Gracias a ello, uno de nuestros robots está en el prestigioso MIT de Estados Unidos.

Esto en el plano técnico.

Que sepamos, hay robots Aisoy en 25 países de los 5 continentes. Más de 3.000 niños en 100 colegios ya los han utilizado. ¡Y más de 800 familias!

Hemos cambiado la vida de personas como Juan (un niño con autismo), que nos abrió los ojos sobre el poder de nuestros robots para mejorar la calidad de vida de las personas. Y la de otros seres anónimos, que te dan los buenos días agradeciendo la labor que nuestros robots están realizando ayudándoles en su día a día. No hay mejor energía para seguir haciendo lo que hacemos con pasión renovada.

Y todo eso hecho en España. Hemos demostrado que con muy poco se pueden hacer grandes cosas incluso aquí, pese a las dificultades que supone el lanzar y desarrollar un proyecto de una dimensión estelar.

Bueno, esto es un repaso rápido de lo que ya hemos hecho. Pero hoy comienza una nueva etapa.

Si hace 10 años quisimos construir un asistente robótico familiar y lo hicimos, ahora queremos alcanzar otro sueño.

La transformación digital nos está trayendo cosas muy buenas, pero al ir tan rápido, requiere que nosotros en nuestra dimensión humana, tengamos que adaptarnos para que no nos provoque desajustes mentales como por ejemplo el estrés.

Necesitamos adaptación y alguien que nos ayude a desarrollarnos como personas y como profesionales. Alguien que saque lo mejor que llevamos dentro. Tenemos a nuestros padres, a nuestros amigos, a nuestros profes, a mucha gente. Sin embargo, todo va tan rápido que no es suficiente y, además, ellos también tienen que adaptarse.

Necesitamos un poquito más de ayuda. Alguien que nos ayude a trabajar aquellos puntos donde flaqueamos, a desarrollar aún más aquello en los que somos realmente buenos. Que sea de confianza y siempre esté de nuestro lado. Que no nos juzgue. Que nos ofrezca motivación, estimulación, retos para superarnos y también pausa para ver y pensar las cosas desde otros puntos de vista desarrollando nuestro propio criterio. Que nos ayude a ser mejores seres humanos en cualquier plano, en definitiva.

Necesitamos un mentor personal

Como no hay mentores disponibles para cada uno de nosotros, hemos decidido crearlos. Un mentor robótico. Al principio nos ayudará de forma humilde con tareas básicas como el desarrollo de capacidades lingüísticas y lógico-matemáticas entre otras, para posteriormente desarrollar otro tipo de habilidades que nos ayudarán a conseguir otros objetivos más complejos.

Hoy comienza una nueva época donde los mentores robóticos serán una herramienta complementaria que nos ayudará a mejorar nuestras capacidades humanas.

Hoy anunciamos la nueva generación de mentores robóticos personales Aisoy KiK.

Hoy comienza un nuevo sueño para nosotros en el que esperamos que nos acompañéis porque pensamos que será un motor de cambio para mejorar nuestras vidas.

Por último, quiero agradecerte a ti que estés a nuestro lado, que sigas confiando en nosotros y en nuestro proyecto, que nos apoyes y que sepas disculpar las veces que no estamos a la altura. Sabemos que los retos que nos marcamos son muy exigentes, pero con pasión y perseverancia tratamos de mejorar día a día.

¡Muchísimas gracias por tu apoyo!