Compartir

¿Qué debe tener la web de un hotel?

Una gran parte de las reservas de hotel que realizamos hoy en día las hacemos a través de internet. La presencia del establecimiento en la red es decisiva en los tiempos que vivimos. Veremos algunas cosas que debe tener la página web de un hotel para que produzca los resultados esperados.

El trabajo que se realice en internet puede mejorar los resultados de un hotel. Mónica Pérez, que dirige un hotel en Andalucía, nos cuenta como en una época en la que su establecimiento estaba pasando por una mala racha, se pusieron en contacto con Hotel-up Consulting, una consultoría de marketing online especializada en el sector hotelero. Hicieron algunos ajustes en la página web del establecimiento y pusieron en marcha un plan de marketing. Gracias a ello aumentó la facturación del negocio.

Cada vez más personas visitan las páginas web de los hoteles antes de alojarse en ellos. El periódico El País señala que los websites de los hoteles es la segunda fuente de reservas, por detrás de Booking.com, un buscador de viajes.

Una vez, el turista se ha decidido por un destino concreto que visitar, busca por internet posibles alojamientos. Lo puede hacer directamente con Google o metiéndose en un buscador o comparador de viajes y hoteles. Opte por una opción o por otra, muchos usuarios gustan de visitar la página web del hotel en el que se van a alojar antes de hacer la reserva. Es natural, al cliente le gusta saber donde se mete.

La página web es el escaparate y la tarjeta de visita del hotel. Su diseño va a ser decisivo para convencer al cliente de que ese debe ser el lugar adecuado para alojarse y no otro. Estos deben ser, en mi opinión, algunos requisitos que debe reunir la página web para que tenga resultados.

Una web orientada a la reserva.

El objetivo de la página web de un hotel es captar reservas por internet, por tanto, esto debe quedar claro desde un principio. Es recomendable poner debajo de la cabecera de la página de inicio, inmediatamente después de la imagen destacada o del carrusel de imágenes, un botón para reservar. Un enlace en él que, tras hacer clic, envía al cliente a un formulario de reserva.

Es adecuado repetir el botón a mitad y al final de la página o colocar un botón flotante que va acompañando al usuario a medida que hace scroll en la página. Colocaremos el botón de reserva en todas las páginas y entradas de la web.

El formulario de reserva debe ser sencillo. Recogiendo la información necesaria para tramitar la reserva, como el día de entrada y salida del hotel, y el número de ocupantes. Respecto a la información personal, solicitaremos los datos imprescindibles: Nombre, correo electrónico y teléfono. Piensa que demasiados datos pueden hacer que el usuario desconfíe. Por último, remitiremos al cliente a una pasarela segura con diferentes opciones de pago.

La web debe ser lo más sencilla y transparente posible. Por eso, en la parte de arriba debe aparecer la dirección del hotel, su correo electrónico y un teléfono de contacto.

La web vende experiencias.

Uno de los problemas que tienen algunas páginas web de empresas es que el diseño está pensado para que guste al propietario, no para que responda las necesidades del cliente. Estas páginas suelen ser bonitas, pero no generan resultados.

Por tanto, debemos hacer un esfuerzo en pensar que es lo que busca el cliente tipo que se alojaría en nuestro hotel y orientar el contenido de la web y su estructura a satisfacer sus necesidades.

Si tenemos un hotel rural, que la gente lo reserva para relajarse y desconectar, orientaremos la web para presentarle el entorno natural que rodea al establecimiento y los servicios de spa y relajación que presentamos.

Si, por otro lado, nuestro hotel sirve como alojamiento para visitar una ciudad turística, destacaremos la proximidad que tenemos respecto a los principales monumentos que visitar y resaltaremos nuestra oferta gastronómica. La cocina forma parte del patrimonio cultural de una zona.

La web Curso de Recepcionista de Hotel remarca que los textos y descripciones de la página web deben estar escritos con un lenguaje coloquial. Fácil de entender por el usuario.

Es recomendable que la web tenga una página de Preguntas Frecuentes, lo que se conoce como FAQ. En ella recogeremos las dudas más habituales que le suelen surgir a los usuarios y les daremos una respuesta, de forma que la web inspire confianza.

Prueba social.  

Después de presentar los servicios y características del hotel, orientados a satisfacer las necesidades y gustos de los usuarios, es el momento de presentar algunas reseñas de los clientes.

Se ha demostrado que el apartado de opiniones de los clientes es efectivo a la hora de vender servicios por internet. Muchos usuarios se orientan con las reseñas que dejan otras personas que han contratado antes el servicio.

Digamos que en estas opiniones es donde se ve en los hechos que la propaganda que hemos puesto es real. En la medida en que podamos, seleccionaremos aquellas reseñas que hagan referencia a la orientación que le hemos dado a la web. Si hemos hablado de que en nuestro hotel se descansa bien, publicaremos opiniones que los remarquen.

Las reseñas deben ser siempre reales. Si tenemos perfil en Google Maps o Google My Business, existen plug-ins que insertan las opiniones que los usuarios dejan en Google dentro de nuestra web.

Otra de las opciones para recoger reseñas es hacer una pequeña encuesta que la podemos dejar en la habitación o que se puede rellenar en recepción cuando el cliente entrega las llaves. Recuerda que las reseñas de los clientes son comentarios breves, no un cuestionario de valoración exhaustivo. Lo que más valor tiene en este caso es que nos den su opinión personal escrita con sus propias palabras. El apartado de reseñas suele presentarse en la página de inicio u “Home”.

Si el hotel ha recibido críticas positivas en periódicos o blogs de viajes, también es interesante que las recojamos en la web. Presentando un pequeño extracto del artículo, acompañado de un enlace a la publicación original por medio de la apertura de una nueva pestaña. Este detalle aumenta el prestigio y la autoridad de cara al usuario.

Publicar un blog.

Para la web de un hotel, publicar un blog dentro de la página es una medida interesante. Gracias al blog, tienes más opciones de que tu página aparezca en las búsquedas de Google, lo cual te atrae más visitas cualificadas que pueden traducirse en nuevas reservas.

Los artículos que publiques en tu blog deben corresponderse con las intenciones de búsqueda de tu público objetivo. El blog es contenido informacional, y obedece a una fase previa del comportamiento del usuario.

Por ejemplo, si una persona está pensando en hacer una escapada a Sevilla un fin de semana, primero se informa sobre qué cosas puede ver en Sevilla, aparte de la Giralda y La Plaza de España. Si tu objetivo es que se aloje en tu hotel, puedes escribir un artículo sobre los 10 monumentos que no te puedes perder en Sevilla, dejando al final del artículo un enlace a tu página de inicio y sugiriéndole que pernocten en tu hotel.

Si, por el contrario, tienes un hotel rural en la Sierra de Cazorla, puedes escribir un artículo sobre “7 actividades que hacer en la Sierra de Cazorla”, o “Los pueblos más bonitos de la Sierra de Cazorla y Segura”.

Tienes muchas opciones de artículos, pero siempre debes pensar en qué es lo que le interesa a tu público objetivo. Por tanto, debes hacer una pequeña investigación para averiguar qué es lo que estas personas buscan en internet.

Diseño responsivo.

Estas son cuestiones técnicas, pero importantes para conectar con tu público interesado. Por ejemplo, debes asegurarte de que tu página web tiene un diseño compatible con móviles. Que las fotos y el texto se pueden ver en cualquier teléfono por muy pequeña que tenga la pantalla. Y que los botones para hacer clic sean suficientemente grandes como para que se puedan usar en el móvil.

Si encargas el diseño de la página a un diseñador web, esta es una cuestión que debes tener en cuenta. Si la diseñas tú utilizando un gestor de contenidos CMS tipo WordPress, debes asegurarte de que usas una platilla con un diseño responsivo. De todos modos, el servicio Google Search Consol te informa si la página es compatible con móviles y qué cambios debes efectuar, en caso de que no lo sea.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que el contenido de tu web pueda traducirse a otros idiomas. Para eso existen plug-ins que te traducen la página en un clic. Si recibes muchos clientes de otros países como por ejemplo Reino Unido o Alemania, te conviene contratar a un traductor para que te traduzca el contenido y generar URL nuevas dirigidas a ese público.

Una buena web unida a una buena estrategia de marketing digital puede hacer que tu hotel coseche buenos resultados por internet.

Scroll al inicio