El robot emocional Aisoy, que se cruzó en Kansas con un niño autista

El robot emocional Aisoy, que se cruzó en Kansas con un niño autista

Los robots de Aisoy son capaces de reconocer al usuario y ‘sentir’ emociones para construir vínculos emocionales. Su potencial en terapias para autismo fue constatado hace 3 años por Lisa, una enfermera de EE UU, madre de Juan.

Hoy traemos aquí el testimonio de Lisa contando como su experiencia con un robot Aisoy cambió su vida y la de su hijo Juan.

En estos días, muchas personas han conocida esta historia de superación gracias a su aparición en la revista de ciencia Sinc, en un precioso artículo titulado “El robot social de Elche que se cruzó en Kansas con un niño autista” firmado por Ana Hernando.

Cada día trabajamos para que haya más historias como ésta y como la de Javi que puedes leer aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *